Skip directly to content

Cáncer de mama

 

  1. Descripción de la enfermedad

El cáncer se origina cuando las células saludables de la mama empiezan a cambiar y proliferar sin control formando una masa que se denomina tumor, este puede crecer y diseminarse a otras partes del cuerpo. El cáncer de mama se disemina cuando crece en otras partes del cuerpo o cuando las células cancerosas se desplazan a otros sitios a través de los vasos sanguíneos y/o linfáticos, esto se denomina metástasis. El cáncer de mama con mayor frecuencia se disemina a los ganglios linfáticos regionales que se encuentran debajo del brazo, en el cuello, debajo del esternón o inmediatamente arriba de las clavículas. Cuando el cáncer se disemina a otras partes del cuerpo, con mayor frecuencia se ven afectados los huesos, los pulmones y el hígado y con menos frecuencia, el cáncer de mama puede diseminarse al cerebro.

Si después del tratamiento inicial el cáncer vuelve, puede recurrir en el lugar, lo que significa que reaparece en la mama y/o en los ganglios linfáticos de la región. Asimismo, puede recurrir en otra parte del cuerpo, lo que se denomina metástasis a distancia.

  1. Signos y síntomas
  • Un bulto que se palpa o un engrosamiento de la mama o debajo del brazo. Es importante palpar la misma zona de la otra mama para asegurarse de que el cambio no sea parte del tejido mamario sano de esa área.
  • Cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.
  • Secreción del pezón que se produce de forma repentina, contiene sangre o se produce solo en una mama.
  • Cambios físicos, como pezón invertido hacia dentro o una herida en la zona del pezón.
  • Irritación de la piel o cambios en esta, como rugosidades, hoyuelos o pliegues nuevos.
  • Mamas tibias, enrojecidas e hinchadas, con o sin erupción cutánea con rugosidad (piel de naranja).
  • Dolor en la mama; particularmente que no desaparece. El dolor generalmente no es un síntoma de cáncer de mama, pero debe comunicarse al médico.
  1. Tipos

El cáncer de mama no es una misma enfermedad y está conformada por tres subtipos principales. Los receptores especiales fuera de la célula cancerosa ayudan a determinar el subtipo de cáncer de mama.

Receptor de hormonas positivo: Los cánceres de mama que expresan receptores de estrógeno y receptores de progesterona y se denominan cánceres con receptor de hormonas positivo. Estos cánceres pueden depender de las hormonas estrógeno y/o progesterona para su proliferación. Los cánceres con receptor de hormonas positivo pueden aparecer a cualquier edad pero es posible que sean más frecuentes en mujeres posmenopáusicas. Aproximadamente del 60 % al 75 % de los casos de cáncer de mama presentan receptores de estrógeno y/o progesterona.

HER2 positivo. Aproximadamente entre el 20 % y 25 % de los cánceres de mama dependen de un gen llamado receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano (human epidermal growth factor receptor 2, HER2 por sus siglas en inglés) para su proliferación. Estos cánceres se llaman cánceres HER2 positivo y tienen cantidades excesivas de receptores HER2 o copias del gen HER2. Este gen produce una proteína que se encuentra en las células cancerosas y es importante para el crecimiento de las células tumorales. Este tipo de cáncer crece más rápidamente.

Triple negativo: Si el tumor de una persona no expresa receptores hormonales ni HER2, se dice que el tumor es triple negativo. Los cánceres de mama triple negativos constituyen aproximadamente el 15 % de los cánceres de mama invasivos y son el tipo de cáncer de mama más frecuente diagnosticado en mujeres con mutaciones de un gen llamado BRCA1. Este tipo de cáncer de mama puede crecer más rápido que la enfermedad con el receptor de hormonas positivo y, posiblemente, sea más sensible a la quimioterapia. El cáncer de mama triple negativo parece ser más frecuente entre las mujeres más jóvenes y particularmente entre las mujeres de raza negra más jóvenes. Las mujeres que padecen de cáncer de mama triple negativo deben someterse a pruebas para detectar mutaciones del gen BRCA.

 

  1. Causas

Multicausal, ver factores predisponentes.

  1. Diagnóstico

Los médicos utilizan varias pruebas para diagnosticar el cáncer y determinar si se ha diseminado a otras partes del cuerpo más allá de la mama y los ganglios linfáticos debajo del brazo. Algunas pruebas también pueden ayudar al médico a elegir el tratamiento que posiblemente sea el más eficaz. Para la mayoría de los tipos de cáncer, una biopsia es la única forma que permite formular un diagnóstico definitivo de cáncer. Una biopsia es la extirpación de una cantidad pequeña de tejido o de células para su examen a través de un microscopio. Si no se puede realizar una biopsia, el médico puede sugerir que se lleven a cabo otras pruebas que ayuden a establecer un diagnóstico.

Las pruebas por imágenes pueden utilizarse para averiguar si el cáncer se ha diseminado.

Mamografía: La mamografía de diagnóstico es similar a la mamografía de detección, salvo que se toman más imágenes de la mama y, por lo general, se utiliza cuando la mujer experimenta signos, como un bulto nuevo o secreción del pezón. La mamografía de diagnóstico también puede utilizarse si en una mamografía de detección se encuentra algo sospechoso.

Ultrasonido: El ultrasonido usa ondas de sonido de alta frecuencia para producir imágenes del tejido mamario. Un ultrasonido puede distinguir entre una masa sólida, que puede ser cáncer, y un quiste lleno de líquido, que generalmente no es canceroso.

Resonancia: Usan campos magnéticos, en lugar de rayos X, para producir imágenes detalladas del cuerpo. También se la puede usar para medir el tamaño del tumor. Se administra un tinte especial, llamado medio de contraste, en la vena de la paciente antes de la exploración para ayudar a crear una imagen clara del posible cáncer. Se pueden realizar resonancias de la mama después de que a una mujer se le haya diagnosticado cáncer, para controlar la otra mama o determinar cuánto ha crecido la enfermedad en toda la mama. También se puede utilizar para la detección, junto con una mamografía, en algunas mujeres con un riesgo muy elevado de desarrollar cáncer de mama.

 

  1. Factores de riesgo
  • Edad. El riesgo de desarrollar cáncer de mama aumenta a medida que la mujer envejece y, en la mayoría de los casos, la enfermedad se desarrolla en mujeres de más de 50 años.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama. Una mujer que ha tenido cáncer de mama en una mama tiene una probabilidad del 1 % al 2 % por año de desarrollar un segundo cáncer en la otra mama, si no tiene otros factores de riesgo. Este riesgo puede disminuirse mediante tratamiento, como la terapia hormonal en algunas mujeres.

 

  • Antecedentes familiares de cáncer de mama. El cáncer de mama puede ser hereditario si en la familia hay una o más de las siguientes características:
    • Son parientes de primer grado, como madres, hermanas, hermanos e hijos, a quienes se les ha diagnosticado cáncer de mama o de ovarios, en especial antes de los 50 años. Si dos parientes de primer grado desarrollaron cáncer de mama, el riesgo es de cinco veces el riesgo promedio.
    • Muchos parientes cercanos a quienes se les ha diagnosticado cáncer de mama o de ovarios, en especial antes de los 50 años. Los parientes cercanos incluyen abuelos, tíos y tías, sobrinos y sobrinas, nietos y primos.
    • Un integrante de la familia que haya desarrollado cáncer de mama en ambas mamas.
    • Un pariente hombre que haya desarrollado cáncer de mama. Es incierto cuánto aumenta el riesgo de una mujer de tener cáncer de mama cuando un hombre en la familia tiene cáncer de mama, a menos que se deba a una mutación hereditaria. Si un hombre en su familia ha desarrollado cáncer de mama o una mujer ha desarrollado cáncer de mama de forma temprana o ha desarrollado cáncer de ovario, es importante que hable con su médico, ya que podría ser un signo de que su familia porta un gen hereditario del cáncer de mama, como BRCA1 o BRCA2.
  • Terapia de reemplazo hormonal después de la menopausia. El uso de la terapia hormonal con estrógenos y progestágenos después de la menopausia, a veces denominada terapia hormonal posmenopáusica o de reemplazo, en los últimos cinco años o durante varios años aumenta el riesgo de una mujer de tener cáncer de mama. De hecho, la cantidad de diagnósticos nuevos de cáncer de mama se ha reducido sustancialmente debido a la menor cantidad de mujeres que reciben terapia hormonal posmenopáusica. Sin embargo, las mujeres que han tomado solo estrógenos, sin haber recibido antes progestágenos por hasta cinco años (porque se les ha extirpado el útero por otros motivos) parecen tener un riesgo ligeramente menor de padecer cáncer de mama.
  • Anticonceptivos orales o pastillas anticonceptivas. Algunos estudios sugieren que los anticonceptivos orales aumentan levemente el riesgo de padecer cáncer de mama, mientras que otros no han mostrado relación entre el uso de anticonceptivos orales para prevenir el embarazo y el desarrollo de cáncer de mama (este tema aún es objeto de investigación).
  • Raza y origen étnico. El cáncer de mama es el diagnóstico de cáncer más frecuente en las mujeres, a excepción del cáncer de piel, independientemente de la raza. Las mujeres de raza blanca tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las mujeres de raza negra, pero entre las mujeres menores de 45 años, la enfermedad es más frecuente en las mujeres de raza negra que en las mujeres jóvenes de raza blanca. Las mujeres de raza negra también tienen más probabilidades de morir a causa de la enfermedad. Los motivos de las diferencias de supervivencia incluyen diferencias en la biología, otras afecciones de salud y factores socioeconómicos que afectan el acceso a la atención médica. Las mujeres de herencia judía asquenazi también tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama debido a que son más propensas a haber heredado una mutación del gen BRCA. Es menos común que se diagnostique el cáncer de mama en mujeres hispánicas, isleñas asiáticas o del Pacífico y en mujeres nativas indígenas de América del Norte. Tanto las mujeres de raza negra como las hispánicas son más propensas a recibir un diagnóstico de tumores más grandes y de cáncer en una fase más avanzada que las mujeres de raza blanca. Sin embargo, las mujeres hispánicas en general tienen mejores tasas de supervivencia que las mujeres de raza blanca.
  • Factores del estilo de vida. Al igual que con otros tipos de cáncer, los estudios continúan mostrando que diversos factores del estilo de vida pueden contribuir al desarrollo de cáncer de mama.
    • Peso: Estudios recientes han demostrado que las mujeres posmenopáusicas que tienen sobrepeso o son obesas tienen un mayor riesgo de tener cáncer de mama y de que el cáncer reaparezca después del tratamiento.
    • Actividad física: El aumento de la actividad física se asocia con la reducción del riesgo de desarrollar cáncer de mama y con un riesgo menor de que el cáncer reaparezca después del tratamiento. La actividad física regular puede proteger a las mujeres del cáncer de mama ayudándolas a mantener un peso corporal saludable, disminuyendo los niveles hormonales o provocando cambios en el metabolismo o los factores inmunológicos de la mujer.
    • Alcohol: La investigación actual sugiere que beber más de una o dos bebidas alcohólicas por día, lo que incluye cerveza, vino y licor, aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama, así como también el riesgo de que el cáncer reaparezca después del tratamiento.
    • Alimentación: No hay una investigación confiable que confirme que comer o evitar determinados alimentos reduce el riesgo de desarrollar cáncer de mama o de que el cáncer reaparezca después del tratamiento. Sin embargo, comer más frutas y verduras y menos grasas animales se asocia con muchos beneficios para la salud.
  • Factores socioeconómicos. Las mujeres con mejor nivel socioeconómico de todos los grupos raciales y étnicos tienen un mayor riesgo de contraer cáncer de mama que las mujeres menos adineradas de los mismos grupos. Aunque se desconocen los motivos de esta diferencia, se considera que se debe a variaciones en la dieta, las exposiciones ambientales y otros factores de riesgo, como la densidad de la mama. En contraposición, las mujeres que viven en la pobreza tienen más probabilidades de recibir un diagnóstico en un estadio avanzado y menos probabilidades de sobrevivir a la enfermedad que las mujeres más adineradas. Esto se debe, probablemente, a múltiples factores, entre ellos, factores relacionados con el estilo de vida, otras afecciones médicas, como la obesidad, y la biología del tumor, en donde el acceso a la atención de la salud y la gama de opciones de tratamiento cumplen un rol extra.
  • Radiación. La exposición a radiación ionizante a edades tempranas, por ejemplo, radiación terapéutica en el tórax por linfoma de Hodgkin, puede aumentar el riesgo de la mujer de contraer cáncer de mama. Sin embargo, la cantidad mínima de radiación que recibe una mujer durante la mamografía anual no se ha asociado con un aumento del riesgo de desarrollar cáncer de mama.
  • Densidad de la mama. El tejido mamario denso puede dificultar la detección de un tumor en las pruebas estándares por imágenes, como una mamografía. La densidad de la mama puede deberse a mayores niveles de estrógeno más que a un factor de riesgo particular y, generalmente, se reduce con la edad. Algunos estados comienzan a requerir que los resultados de las mamografías incluyan información sobre la densidad de la mama, si los resultados muestran que una mujer tiene tejido mamario denso. Los investigadores están evaluando si reducir la densidad de la mama también podría reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama.
  1. Recomendaciones

Se pueden hacer algunas recomendaciones generales para intentar prevenir y detectar precozmente el cáncer de mama.

  • Mantener una alimentación saludable basada en fibra, verduras, frutas y proteínas por su alto contenido en nutrientes y compuestos. Es recomendable la utilización de aceite de oliva y consumir pescado (rico en Omega 3), así como granos enteros (cebada, trigo integral o arroz silvestre), legumbres, pan y cereales integrales. Por otro lado es muy importante evitar en lo posible la carne y los azúcares.
  • Moderar la ingesta de alcohol y eliminar el consumo de tabaco.
  • Practicar ejercicio con regularidad como utilizar las escaleras en vez del ascensor, caminar o ir en bicicleta cuando son trayectos cortos, hacer aeróbicos durante 20 minutos diarios; siempre consultando al médico para que determine la actividad en cada caso.
  • Controlar el peso corporal de manera rutinaria, teniendo en cuenta principalmente las recomendaciones de alimentación y ejercicio.
  • Realizar el auto examen de seno una vez al mes, 8 días después del periodo menstrual. Cuando las mujeres ya no tienen período pueden escoger un día en el mes para realizarlo periódicamente.
  • Visitar al médico por lo menos una vez al año para un control general y realizarse los exámenes diagnósticos solicitados (mamografía, ecografía, etc).

Estas medidas pueden ayudar a disminuir el desarrollo de este tipo de patología. Si esta enfermedad se detecta a tiempo, puede ser curable en un gran porcentaje de los casos.


Referencias:

  1. Cáncer de mama: una guía para pacientes- Basada en la Guía de Práctica Clínica de la ESMO- v.2013.1 (https://www.esmo.org/content/download/6594/114963/file/ES-Cancer-de-Mama-Guia-para-Pacientes.pdf).
 
  1. Instituto Nacional de Salud de EEUU (NIH): Tratamiento para el cáncer de seno (mama) (PDQ) - Versión para pacientes (http://www.cancer.gov/espanol/tipos/seno/paciente/tratamiento-seno-pdq).
 
  1. Cancer.Net. Cáncer de mama (http://www.cancer.net/es/tipos-de-c%C3%A1ncer/c%C3%A1ncer-de-mama/tratamiento).
 
  1. Asociación Española Contra el Cáncer de Mama: Guía para pacientes con cáncer de mama (https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/CancerMama/guiapacientesmama/Paginas/Guiaparapacientes.aspx).
 
  1. American Cancer Society: Cáncer de seno (mama) (http://www.cancer.org/acs/groups/cid/documents/webcontent/002284-pdf.pdf)
 
  1. MedlinePlus: Cáncer de mama (https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000913.htm).
 
  1. CDC: Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU– Cáncer de mama (http://www.cdc.gov/spanish/cancer/breast/basic_info/).